Make your own free website on Tripod.com

Home

Introducción (1ra. Conferencia) | La Iglesia, Efeso (2a. Conferencia) | Esmirna, Pérgamo (3ra. Conferencia) | Tiatira (4a. Conferencia) | Sardis, Filadelfia (5a. Conferencia) | Filadelfia (6a. Conferencia) | Laodicea (7a. Conferencia) | Apéndice | Vínculos/Links
Las Siete Iglesias
Apéndice

APÉNDICE. Las notas precedentes de conferencias, cuyo objeto era la edificación práctica de los santos de Dios, dejan lugar para expresar con más precisión lo que creo que son los estados sucesivos de la iglesia, a los cuales la condición moral revelada en cada una de las iglesias, se aplica respectivamente.

El lector de las "Conferencias" recordará, que él no debe esperar encontrar en ningún caso la energía activa del Espíritu de Dios que produce la bendición de la iglesia, sino la forma o condición de la iglesia profesante después que esa energía ha estado en acción y que la responsabilidad del hombre entra a actuar. Puede haber una medida de bendición, o gran culpabilidad. Pero la energía del Espíritu Santo no puede ser el objeto del juicio.

De hecho, la primera iglesia muestra la decadencia de los santos de la primera condición de bendición producida por el poder del Espíritu Santo. Esto indica suficientemente la época a la que se refiere, mientras caracteriza, de una manera general, el resultado para la iglesia profesante completa, como un sistema establecido por Dios en este mundo, como una luz en el mundo (y aquí la iglesia es considerada como tal); no en su seguridad como el verdadero cuerpo viviente de Cristo, según el poder de redención asegurado por el poder inagotable de Cristo.

Había dejado su primer amor. Éste era el punto que señaló que el hombre había fracasado bajo la bendición de Dios. Si la iglesia, como vista en el mundo, no volvía a hacer sus primeras obras, ésta sería removida. Éste ya era su estado en los días apostólicos, inmediatamente después de su primer establecimiento; porque así es el hombre. La responsabilidad bajo el don del Espíritu Santo, el fracaso, la amenaza de remoción si no había un retorno a su primer estado -tal es la palabra a Efeso. Ella es llamada a volver a la obra del Espíritu Santo, en resultado práctico al comienzo. Había mucho que aún era bueno, entre otras cosas, el mantener los vínculos de relación natural como lazos morales, y el juicio de aquellos que pretendían la enseñanza autorizada. Pero había desviación práctica de corazón de Cristo.

Esto pronto pavimentó el camino para poner a la iglesia en tribulación (no obstante, durante un tiempo limitado). Los pobres del rebaño, los fieles, estarían sujetos a las imputaciones injuriosas de aquellos que profesan haber establecido derechos de ser el pueblo de Dios, y a persecución desde afuera. Esto caracterizó a la iglesia. Este estado duró desde Nerón a Diocleciano. (Nombres de emperadores del Imperio Romano - Nota del traductor).

Después de esto, otro estado de cosas caracterizó a la iglesia. Había pasado por la persecución, y había habido mártires fieles. El mundo, dónde estaba su morada terrenal, había sido su enemigo. Ahora las doctrinas, o más bien la enseñanza, entró, lo que la llevó a la asociación con el mundo -a cometer fornicación, y a comer cosas sacrificadas a los ídolos; así, cuando él no pudo maldecir y destruir como a un enemigo, Balaam no había terminado con Israel; él aconsejó la corrupción como un amigo. Había también doctrinas que llevaron a malas obras, que sancionaron la ruptura de los lazos morales directos. La fidelidad personal fue llamada de en medio del mal. Esto continuó desde Constantino (otro emperador romano - Nota del Traductor) -ya estaba entrando sigilosamente antes, pero ahora caracterizó a la iglesia, y continuó haciéndolo así hasta que se volvió un sistema establecido; y el papado, como tal, era la madre de hijos en la iglesia profesante.

Así es Tiatira. Jezabel no es simplemente una profetisa que seduce a los siervos de Dios, como aquellos que sostuvieron la doctrina de Balaam; ella es la madre de hijos. Aquellos que se asociaron con ella estarían en gran tribulación -sus hijos bajo juicio absoluto. Ya aquí la llamada para oír está después de la separación del remanente. En las tres primeras iglesias, esto estaba todavía en relación con el cuerpo entero; y, más aún, todo arrepentimiento y restauración del cuerpo en general son abandonados, y se ofrecen la venida de Cristo y el cambio entero de dispensación como la esperanza de los santos. Esto cierra, yo entiendo, la historia profética general del cuerpo entero en general.

Tenemos a continuación el protestantismo (yo no digo la Reforma, como una obra del poder activo de Dios en el Espíritu Santo, sino), el gran resultado público entre los hombres en la Cristiandad profesante. Por consiguiente, Cristo es visto otra vez con todo en Su mano para la iglesia. Acerca de la propia iglesia, ella tiene un nombre de que vive, pero está muerta. No es ninguna Jezabel dando a luz hijos de corrupción, y prostitución, e idolatría; pero no hay ninguna respuesta a lo que se ha recibido y oído. Ella sería visitada en juicio al igual que el mundo, a la venida de Cristo. (Comparen 1 Tesalonicenses 5). Se puede comentar que los estados característicos descienden hasta el final, como Efeso, Tiatira, Sardis, Filadelfia, y, por supuesto, Laodicea, aunque algunas pueden empezar tarde.

Pero no se iba a dejar todo en este estado. No iba a haber restauración de fuerza. Si me permiten hablar de esta forma, los siete Espíritus y las siete estrellas eran inútiles en la mano de Cristo, si no eran para condenar. Pero habría un grupo fiel a Cristo, guardando Su palabra, no negando Su nombre, teniendo sólo un poco de fuerza, pero que abre la puerta ante él. Es expuesto el carácter de Cristo, no Su poder; y la consistencia, la obediencia, la dependencia, y poseer a Cristo, son señalados por el Espíritu Santo como caracterizando a aquellos sobre quienes Cristo mostraría que Él había amado. Ellos fueron consolados con el pensamiento de que Él estaba viniendo pronto.

El resultado permaneció, aparte de éstos despreciados -el resultado para el cuerpo profesante general. No era la corrupción de Jezabel, sino la tibieza, teniendo una idea alta de lo que ella tenía, pero sin la justicia divina, sin el discernimiento espiritual, sin los frutos de un carácter espiritual. Ella fue vomitada de la boca de Cristo. Así fue el final del mundo profesante, tan claro como el de Jezabel. Así, la historia característica completa de la iglesia profesante es presentada desde los días de los apóstoles, hasta que es absolutamente rechazada, o juzgada por el juicio de Dios: una advertencia ya dada a Efeso, pero ejecutada, después de una paciencia maravillosa, en Jezabel y Laodicea, Cristo entonces, como en Su título en el mensaje a Laodicea, tomando el lugar de testigo, el cual la iglesia no fue capaz de mantener. El Señor nos dé ahora un verdadero carácter Filadelfiano.

Fin de las SIETE CONFERENCIAS ACERCA DE LOS MENSAJES PROFÉTICOS A LAS SIETE IGLESIAS, por J.N.DARBY (dictadas en Londres, Inglaterra, en 1852)
Traducido por Benito Rodolfo Romano Carnio Ortiz

TEXTO REVISADO EL: 22.10.2002.-

NOTA: Como complemento a la lectura de estas Conferencias, se sugiere leer el siguiente artículo: "HISTORIA DE LA IGLESIA - UNA SINOPSIS" de G. S. H. Price, traducido al castellano por Santiago Escuain.- (Haga <click> sobre este vínculo)

volver al comienzo de esta página